La Fiscalía acusa al exconcejal Becerril de blanqueo de capitales y cohecho

Irregularidades en la Administración

M. Garú/M. A. Coloma|23/01/2013 a las 12:00  17 Comentarios

Le imputa también un delito de negociaciones prohibidas a funcionarios y será juzgado por un tribunal popular.

El exconcejal de Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza Antonio Becerril.. OLIVER DUCHEl exconcejal de Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza Antonio Becerril.. OLIVER DUCH

La Fiscalía de la Audiencia Provincial ha presentado ya su escrito de acusación contra el exconcejal de Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza Antonio Becerril y le atribuye, al menos, los delitos de blanqueo de capitales, cohecho y negociaciones prohibidas a los funcionarios, tipos delictivos que el Código Penal castiga con penas de entre seis meses y seis años de prisión, además de inhabilitación y multa. Aunque la acusación todavía no ha sido formalmente comunicada a las partes, este periódico ha podido saber que también pide penas de cárcel por cohecho para Carmelo Aured, uno de los principales imputados en el caso de La Muela y a través del cual se destapó la presunta implicación de Becerril, y contra Juan Carlos Esteban Tejero, directivo de la empresa Áridos Pedrola. Sigue leyendo
Anuncios

Un exdiputado admite el pago de sobresueldos en la cúpula del PP

El abogado y exdiputado del PP Jorge Trías Saigner en 2001. /GUSTAVO CUEVAS (EFE)

Jorge Trías Sagnier, diputado delPartido Popular en la legislatura 1996-2000 y actualmente abogado en ejercicio, admite en un artículo que hoy publica EL PAÍS la existencia desobresueldos de hasta 10.000 euros al mes que se repartían en la cúpula del PP. El dinero, según esta versión, se entregaba “en efectivo y en sobres”, y la cantidad variaba en función de los “cargos y las responsabilidades”. El relato de Trías Sagnier, el primero avalado con nombre y apellidos desde que estalló el escándalo de los sobresueldos opacos, sostiene que los extesoreros del PP Álvaro Lapuerta (de 1993 a 2008) y Luis Bárcenas “llevaban una contabilidad B tanto de las donaciones personificadas como de las anónimas, y de a quiénes o a qué menesteres se destinaba ese dinero” —esto es, “una lista de donantes y receptores”—. Sigue leyendo